PEÑA CULTURAL FLAMENCA DE CANDELEDA

LA COFRADIA DE LA VERA CRUZ DE CANDELEDA VIAJA A URDA

LA COFRADÍA DE LA SANTA VERA CRUZ DE CANDELEDA PERGRINÓ A URDA

Ramón Lorente-Vicesecretario de Comunicación de la M. A y V. Cofradía de la Santa Vera Cruz de Candeleda.

  El activo Secretario-Administrador de la M. A. y V. Cofradía de la Santa Vera Cruz de Candeleda, nuestro buen amigo Deme, quería organizar una excursión corta a un lugar que fuera del interés de la Cofradía. Y pensó en Urda

  Urda es una localidad manchega ubicada a caballo entre las comarcas Montes de Toledo y La Mancha. Muy conocida en toda España por su célebre imagen religiosa del “Cristo de la Vera Cruz” o “Cristo de Urda”. Tiene concedida la celebración de año jubilar perpetuo en todos los años que el día 29 de setiembre, solemnidad del “Santísimo Cristo de la Vera Cruz” o “Cristo de Urda”, coincida en domingo. El año 2016 se concedió también el “Año Santo de la Misericordia”.

  Y allí fue la Cofradía de la Santa Vera Cruz de Candeleda, previa cita acordada previamente con la Basílica del Santísimo Cristo de Urda. Tal es la aglomeración de público de todas partes de España en Urda.

El viaje se realizó el día 9 de octubre de 2016, domingo. Ese día a las seis de la mañana arranco el autobús, con cincuenta y seis cofrades, hermanas y hermanos, camino de Urda, vía Toledo.

  Como viene siendo preceptivo en estos actos, nada más iniciarse el viaje se puso la mesa para el primer tentempié: aguardiente con perrunillas, flores, tirabuzones, rosquillas, y algo más que no recuerdo. Más adelante se paró a desayunar.

  Al llegar a Urda la expedición fue recibida por el Capellán de la Basílica del Cristo de Urda y entró la Cofradía con su estandarte en la Basílica. A las doce de la mañana se rezó el ”Ángelus”, como es preceptivo, siendo dedicado a La Excelsa Patrona de Gredos, Nª Sª de Chilla. El Mayordomo de la Cofradía, Pedro, participó en la lectura.

  Debo decir que la Basílica del Cristo de Urda guarda como un tesoro único, un trozo de la roca donde se clavó la Cruz de Cristo en el monte Gólgota.

  Se realizó después el “Besapiés“ al “Santísimo Cristo de la Vera Cruz de Urda”.

  Luego, finalizados los actos religiosos, se hizo un recorrido por el pueblo de Urda, donde se probó el buen vino manchego, o la cerveza, a gusto de cada cual.

  Ya alimentado el espíritu, se procedió a alimentar el cuerpo. Para ello se había reservado plaza en un magnífico restaurante, donde se realizo una suculenta comida de hermandad, por poco dinero, las cosas como son.

  Se inició el regreso, todo el mundo contento y satisfecho, y se llegó a Consuegra, la bonita localidad toledana de los molinos de viento, donde se hizo un alto para estirar las piernas y visitar los molinos, y para que cada cual se tomara lo que apeteciera.

  Finalizó el viaje en Candeleda con un día muy completo para todos los participantes en el mismo.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: